Día Mundial de la Trombosis

Movimiento global del Día Mundial de la Trombosis

Historias personales

Robyne Toseland

Cambridgeshire, Reino Unido

Robyne Toseland, de Cambridgeshire, nació diez semanas antes de lo previsto y pesó un poco más de dos libras, y siempre se ha considerado una mujer con suerte. Con suerte de estar viva.

A los 22 años, le diagnosticaron asma. Recuerda que para ella no fue la gran cosa.

Sin embargo, a principios de 2008 observó que su respiración empeoraba progresivamente. Una noche, unos minutos después de ejercitar con una amiga, sintió que se sofocaba. Recuerda no entender en ese momento la gravedad de lo que había sucedido.

Unos días después, mientras bajaba las escaleras, le empezó a faltar el aire. "Sentí como si tuviera un elefante sentado sobre el pecho mientras buscaba como loca mi inhalador para el asma". 

Los días siguientes los síntomas empeoraron. Llegó a un punto tal que debían ayudarla para subir las escaleras e, incluso así, le faltaba el aire. Lo siguiente que recuerda es que terminó en el hospital. La médica dijo creer que Robyne sufría una embolia pulmonar (EP). Robyne no tenía idea de lo que era eso.

Los análisis revelaron una EP masiva y una cardiomegalia. Por este motivo, la enviaron a la Unidad Coronaria. Le indicaron el uso de warfarina y le dijeron que sería un acompañante de por vida por los alcances de la coagulación.

Seis años después, Robyne reconoce que su cuerpo aún no se ha recuperado del todo. En 2011 sufrió una hemorragia retroperitoneal masiva, probablemente por la warfarina. Robyne cuenta: "He oído que es muy raro que la warfarina cause daños, pero yo soy una persona rara. Hace poco me diagnosticaron coágulos en los pulmones, con una afección cardiovascular poco común que hace que mi corazón se acelere".

Desde los episodios de EP en 2008, ha tenido muchas falsas alarmas en las que salía corriendo al médico por falta de aire, dolor precordial y porque simplemente no se sentía bien. "El episodio más reciente con falta de aire pareció ser distinto; vi al médico de inmediato y otra vez me diagnosticaron EP. Lo que he aprendido es que siempre hay que confiar en los instintos, uno conoce su cuerpo mejor que nadie".

"Solo nos quedan dos preguntas a los médicos y a mí: la primera es ¿por qué y cómo surgió una segunda EP? Y la segunda es ¿cuál es el mejor tratamiento a largo plazo?".  "Todo parece tan irreal", cuenta Robyne, "no puedo creer que estoy de nuevo en esta situación. Pero esto resalta cuán increíblemente afortunada soy de aún estar aquí para compartir mi historia, con todo lo que mi cuerpo ha experimentado en los últimos seis años. Cuento mis bendiciones, hoy y siempre".

Sin duda hay días en que se siente triste, molesta y enojada, y en los que no cree que estas cosas pueden haberle pasado en sus pocos años de vida. "A pesar de que he tenido algunos días verdaderamente tristes, y que hay momentos en los que no sé de dónde sacar la fuerza para seguir adelante, no cambiaría nada; todo esto me ha convertido en la persona que soy hoy; una Robyne nueva y más fuerte".

WORLD THROMBOSIS DAY
Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software