Día Mundial de la Trombosis

Movimiento global del Día Mundial de la Trombosis

Historias personales

Paul Westerman

Cambridgeshire, Reino Unido

Paul Westerman recuerda vívidamente la fecha en que sufrió una embolia pulmonar (EP) masiva; el 12 de abril de 2011, a solo 10 días de su boda. 

"Mi médico me dijo que literalmente caí muerto", recuerda Paul, que en ese momento tenía 44 años. "No recuerdo mucho más aparte de eso, excepto a mi prometida Ellisa diciendo 'No me abandones, quédate conmigo'".

Un mes antes de esto, Paul recuerda que se había lesionado la rodilla jugando al tenis, un deporte que no había practicado en 25 años. Paul solía jugar al cricket y extrañaba la competitividad del deporte, por lo que volvió a jugar al tenis en el club de tenis local. Paul fue trasladado al hospital, se le hizo una radiografía de la rodilla, se le indicó medicación y lo enviaron a su casa. 

El día antes del desmayo recuerda que estaba trabajando en la oficina. La pierna le dolía bastante y se sentía cansado. Creyó que todo era por el esfuerzo de estar usando muletas y tener la pierna inmovilizada. 

"Las dos semanas siguientes estuve en la unidad de cuidados intensivos; fueron días confusos, entre exámenes y análisis de sangre", recuerda. Ellisa tuvo que cancelar los planes de la boda. El día que deberían haberse casado fue el día que a Paul le dieron el alta en el hospital. 

Paul dice que han sucedido muchas cosas desde su EP. Finalmente se casó con Ellisa, pero el progreso mental y físico ha tenido sus altibajos, puesto que tendrá que utilizar anticoagulantes por el resto de su vida y debe realizarse análisis de sangre cada dos semanas para asegurarse de no correr riesgos de coagulación. Reconoce los esfuerzos de Ellisa y su familia por ayudarlo a perseverar. 

"Sobreviví, pero mentalmente hay momentos en los que me deprimo y estreso mucho solo por estar en reuniones sociales", admite. "A veces la presión de tener que concentrarme, escuchar y entender incluso a mis amigos y familia es demasiado para mí".

A pesar de los contratiempos, Paul dice que existen cuatro motivos principales por los que mantiene una actitud positiva hoy en día y se concentra en recuperar tanto como pueda de su vida: en primer lugar y antes que nada, por su esposa Ellisa; en segundo lugar, por su familia; luego le sigue la conciencia sobre su afección; y por último pero no menos importante, para apoyar y guiar a otros sobrevivientes de trombosis.

Este último motivo se lo ha tomado muy en serio; hace poco fue designado a la junta de Thrombosis UK, una organización benéfica para la trombosis en el Reino Unido. Y en 2014 Paul creó su propia organización benéfica, Charity Oars, organización socia del Día Mundial de la Trombosis, para trabajar en conjunto con Lifeblood para generar conciencia sobre los coágulos de sangre. La organización sin fines de lucro le ha dado a Paul una voz y algo en que enfocarse. 

Cuenta que "Nunca antes me había agradado hacer algo así, pero ahora no lo abandonaría por nada porque, de algún modo, estamos marcando una diferencia. Estamos cambiando la comprensión que tienen las personas sobre la trombosis y, con ello, salvamos vidas".

WORLD THROMBOSIS DAY
Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software